Pintando la casa

La ciencia y los colores para pintar el cuarto de los niños

habitación niños

La ciencia de los colores se ha utilizado durante mucho tiempo. Si alguna vez te has sentado en la sala de espera de un hospital, es posible que hayas notado que las paredes eran de un verde relajante.

El interior de un aula de jardín de infantes puede ser más de un amarillo alegre y lleno de energía.

Cada uno de esos esquemas de color se eligió cuidadosamente debido al efecto que tienen en las personas.

Muchos expertos recomiendan checar las tendencias y lograr una mejor selección de los colores para pintar una casa, ¿has intentado esto en algún momento?

la ciencia y los colores

Después de investigar un poco, esta información te puede ser de gran ayuda para que conozcas más sobre los colores y sus efectos conocidos. También para que desarrolles una excelente decoración en el cuarto de tus hijos:

¿Qué dice la ciencia acerca del rosa?

Encabezando cualquier lista de ideas de pintura para habitaciones de niñas (o niños) está el color rosa. Por supuesto, ambos sexos pueden beneficiarse al estar expuestos a habitaciones con un esquema de color rosa.

De acuerdo con la ciencia, el rosa es calmante y fomenta sentimientos de empatía y cariño. Puede llevar a los niños a comportarse de manera más afectuosa y considerada, tal vez porque el rosa se asocia con un sentimiento “maternal”.

La mayor advertencia con el rosa es que sobrepasa su bienvenida quizás más rápido que cualquier otro color. A los niños que crecen en habitaciones con sobreabundancia de rosa, a menudo les empieza a desagradar el tono.

Demasiada exposición al rosa puede ser irritante, causar dolores de cabeza o incluso sensación de nerviosismo.

El marrón, según la ciencia

Según la ciencia, el marrón es un tono clásico y terroso que puede ayudar a los niños a sentirse más estables y conectados a su entorno.

También funciona como un maravilloso telón de fondo para salpicaduras de colores más brillantes, lo que permite ser un poco más creativo.

Por supuesto, demasiado marrón puede oscurecer significativamente una habitación. Puede hacer que el espacio parezca más pequeño y quizás incluso claustrofóbico.

Si tienes un hijo inquieto, no se recomienda rodearlo de marrón. Para alegrar un poco las cosas, quédate con los tonos bronceados o beige, y usa el marrón oscuro como acento llamativo.

Verde

El verde es un color relajante que trae la frescura de la naturaleza y el juego al aire libre a una habitación.

Muchas escuelas optan por usar el verde en las aulas, especialmente en las escuelas intermedias y secundarias, porque algunos estudios indican que el verde puede aumentar la capacidad de lectura, así como la comprensión de lectura.

Si tu hijo hará la mayor parte de su tarea en su habitación, el verde podría ser una excelente opción. Al igual que con cualquier otro de los colores fríos, cuanto más oscura sea la sombra, más sombría será la habitación.

Un bosque o un verde pino pueden volverse abrumadores e incluso un poco deprimentes, mientras que un verde menta o té puede ayudar a calmar a un niño ansioso.

Gris

El gris puede ser muy llamativo cuando se usa como color de acento, pero convertirlo en el color dominante en cualquier habitación puede generar sentimientos de soledad.

Si deseas incorporar el gris en la habitación de tu hijo, es mejor hacerlo con moderación. Por ejemplo, los acentos grises pueden ayudar a igualar una habitación de color amarillo brillante, o pueden ayudar a romper un esquema de color abrumador como el turquesa o el magenta.

Esperamos que esta información te sea de gran ayuda. Si todo lo que te compartimos te gustó, puedes compartir este artículo con tus amigos y familiares.

También te puede interesar: Colores de pintura para la habitación de los pequeños