¿Deberías remodelar tu mismo tu hogar o llamar a un profesional?

Consulta esta práctica guía sobre los proyectos que puedes realizar por tu cuenta.

Una gran pregunta que probablemente te harás mientras te preparas para una renovación es cuándo hacer talacha y cuándo contratar a un profesional de remodelación del hogar. Hay compensaciones en tiempo, dinero y resultados, por lo que a menudo es una cuestión de presupuesto y confianza personal.

Existen recursos aparentemente interminables disponibles para ayudar a los aficionados, como libros con instrucciones paso a paso y videos instructivos en línea. La regla general es emprender proyectos con los que te sientas cómodo y tengas el conjunto de habilidades para completar con buenos resultados.

La mayoría de las personas pueden ahorrar algunos dólares manejando las mejoras estéticas por sí mismas, esto incluye tareas como implementar la comnbinacion de colores ideal para su sala o comedor. Otros están dispuestos a expandir sus habilidades para instalar mosaicos, reemplazar encimeras o incluso construir una cubierta.

Los propietarios de viviendas deben evitar los trabajos de remodelación que, si se realizan incorrectamente, podrían tener resultados realmente desastrosos, como una fuga de plomería dentro de una pared que causa daños por agua, o un trabajo eléctrico deficiente que golpea repetidamente los circuitos o provoca un incendio.

Hay algunas cosas que en su mayoría deseas evitar, que son las instalaciones de plomería, calefacción y electricidad. Aparte de eso, puedes aprender a hacer cualquier otra cosa por tu cuenta. Solo tienes que tener el tiempo, y quiero decir mucho tiempo, para aprender.

Tienes que estar preparado para desperdiciar mucho aprender material y saber que llevará más tiempo de lo que pensabas.

También te puede interesar: Renovación de un espacio comercial

Piénsa si realmente quieres hacer remodelaciones del hogar tú mismo

Las claves del éxito son realmente disfrutar de las remodelaciones del hogar… y la voluntad de aprender de los profesionales.

Si te gusta la remodelación y tienes tiempo, anímate. Lo que hacemos, no son habilidades que las personas no pueden aprender, pero no se pueden aprender de la noche a la mañana y no se pueden aprender viendo YouTube.

Los propietarios pueden actuar como su propio contratista. Esto les permite manejar las tareas con las que se sienten cómodos, como puede ser seleccionar la combinacion de colores y pintar tus habitaciones, al mismo tiempo puedes contactar subcontratistas para el resto, modificar los pisos etc.

Debes saber que los subcontratistas probablemente te cobrarán una tarifa más alta y le darán a tu trabajo una prioridad menor que con los contratistas generales con los que trabajas todos los días.

Los contratistas tienen un conjunto de socios con los que han trabajado repetidamente. Por lo tanto cuando llaman a un plomero o un electricista, vendrán en cuanto los necesite. Si decides hacer el trabajo tú mismo y subcontratar personal, debes tener clar que no tienes esa capacidad.

Los aficionados a la remodelación pueden completar pequeños proyectos en la casa, por ejemplo aquellos que ayudan con la eficiencia energética. Es decir, pequeñas tareas que no pongan en riesgo tu vida.

También puedes adoptar el enfoque de comprarlo tu mismo, compra productos y luego contrata a un profesional para que los instale.

Algunas empresas o comercios optan por buscar gabinetes o azulejos descontinuados  en venta, que ofrecen grandes descuentos, aprovechan este tipo de ofertas y posteriormente llaman a un contratista para la instalación. Este ahorro no ocurriría si todo se lo dejaras al contratista.

Deja un comentario