Pintando la casa

¿De qué color deberías pintar tu habitación?

Varios factores contribuyen al ambiente de una habitación, pero la elección del color de la pintura es quizás lo más importante. Al momento de buscar colores para pintar una casa, te recomendamos elegir tonos que te den armonía.

Ya sea que estés buscando tonos de pintura llamativos para la sala familiar o tonos relajantes para el dormitorio, es importante conocer los efectos psicológicos de tu elección de color.

Aumenta tus sentidos con el rojo

El rojo introduce poder, pasión y confianza en tu espacio. El último color activo, el rojo aumenta la presión arterial y estimula el apetito. Es por eso que a menudo se encuentra en cocinas y restaurantes.

Dale energía a tu espacio con el naranja

El naranja es un color enérgico y lúdico que aporta felicidad y confianza. Ideal para salas de juegos y escuelas. La pintura naranja brillante es más adecuada para entornos juveniles o paredes decorativas.

Anímate con el Happy Yellow

El amarillo evoca alegría, optimismo y frescura. Es un color agradable que llama la atención, pero funciona mejor en pequeñas dosis. Así que ten cuidado de no exagerar: demasiado amarillo puede agotar los ojos.

Cómo usar colores pasivos en tu hogar

Los colores pasivos son frescos, calmantes y serenos. Los verdes, azules y púrpuras son ideales para áreas de relajación, concentración mental e introspección. Estos colores funcionan mejor para:

  • Dormitorios.
  • Cuartos de baño.
  • Habitaciones familiares.
  • Viveros.
  • Oficinas.
  • Espacios creativos.
  • Bibliotecas.

Mantén la calma con verdes naturales

El verde es un color relajante y que alivia el estrés, perfecto para prácticamente cualquier habitación de la casa. El verde enfría la habitación y te anima a relajarte.

Combina verdes profundos y musgosos con blancos brillantes para crear una zona de descanso fresca. Los tonos verde también combinan maravillosamente con molduras y muebles de madera.

Cuándo mantenerlo neutral

Los neutros te dan la libertad decorativa de personalizar con colores activos o pasivos. Los blancos, los grises claros y los tostados arenosos crean un ambiente limpio y abierto.

Los tonos más oscuros como los negros, los grises profundos y los marrones oscuros son elegantes, sugerentes y misteriosos. Los colores neutros funcionan mejor para:

  • Salas.
  • Entradas.
  • Áticos.
  • Paredes de arte.

Encuentra el equilibrio con el gris

El gris se conoce como el color del compromiso, ya que es un color neutro y sin emociones. El gris es un tono estable y cercano que actúa como una base estable para casi cualquier habitación.

Una habitación con grises abrumadores puede provocar depresión, sentimientos de aislamiento o soledad. Los grises más oscuros son dramáticos y enigmáticos, mientras que los grises plateados claros son más vivos.

Ilumina con blanco

El blanco es el color de la reflexión total, lo que significa que refleja toda la fuerza del espectro. El blanco es representativo de pureza, sencillez y claridad.

Los blancos brillantes pueden ser estériles, hostiles y fatigosos para la vista, así que úsalos con colores fríos para lograr un compromiso visual.

¿Cómo impacta el color en tu estado de ánimo en cada habitación de tu hogar?

También te puede interesar: 7 colores de pintura que debes considerar