Pintando la casa

Recomendaciones para pintar tus interiores

Pintar los interiores de una casa no es intuitivo, aunque parece que debería serlo. Esto nos pasó por primera vez en el jardín de niños con la pintura con los dedos. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con el proceso de aplicar pintura a una superficie plana.

Ahora que subes un peldaño más arriba, te recomendamos adquirir pintura de calidad, así como brochas y rodillos para esta labor. Si tienes pensado pintar figuras geométricas en tus paredes, te aconsejamos comprar un masking tape azul para que las líneas queden parejas.

Mantén un borde húmedo para evitar marcas de superposición

Mantén siempre un borde húmedo mientras pintas tus interiores y trabaja lejos de ese borde húmedo. Cuanto más brillante sea la pintura, más propensa será a mostrar marcas de superposición.

La pintura semibrillante y brillante, exigen que se preste una atención estricta para mantener un borde húmedo. No obstante, con pintura plana o mate, prácticamente no hay peligro de crear marcas superpuestas.

Usa una película de enmascarar para cubrir áreas limpias

La película de enmascarar es una de esas herramientas secretas que los pintores profesionales usan con frecuencia, pero que muchos pintores aficionados pueden no conocer.

La película protectora es una hoja de plástico delgada que viene en rollos o en cuadrados doblados. Su delgadez es clave para que funcione.

A diferencia de las láminas de plástico más gruesas que a menudo se usan para cubrir los muebles, la película protectora se adhiere a las superficies planas y permanece en su lugar por sí sola.

Excepto para acercar la película al borde de una superficie pintada, no es necesario pegarla con cinta adhesiva. La electricidad estática mantiene la película protectora en su lugar. Usa este producto en tus interiores, ¡te lo recomendamos!

Recomendaciones para pintar tus interiores

Envuelve la brocha o el rodillo para evitar la limpieza

Al final de tu día de pintura, debes ocuparte de recoger y limpiar. La parte que mucha gente teme es limpiar las brochas y los rodillos.

Las brochas son difíciles de limpiar, pero usar un peine para pintar es de gran ayuda. Limpiar las cubiertas de los rodillos es más difícil: Parece que no importa cuánto laves el rodillo, se seca y se pone muy duro.

Sin embargo, hay un secreto para eludir esta limpieza. Si sabes que pronto volverás a tu trabajo, puedes conservar la cubierta del rodillo o la brocha con la pintura aún dentro.

¡Mejor congélalos!

Envuelve la brocha o el rodillo en una bolsa de plástico y ponlos en el congelador. Esto debería preservar la brocha o el rodillo indefinidamente.

Deja suficiente tiempo para que la cubierta del rodillo o la brocha se descongelen antes de intentar pintar con ellos nuevamente.

Envuélvelos y protégelos

Si no te gusta la idea de colocar brochas o cubiertas de rodillos en una zona de alimentos, puedes envolverlos en plástico y mantenerlos afuera a temperatura ambiente. Solo asegúrate de que el plástico sea hermético.

Esto debería preservar la cubierta de la brocha o el rodillo por el resto del día. Incluso es posible que puedas retrasarlo hasta el día siguiente si la envoltura está muy apretada.

También te puede interesar: Consejos para pintar tus interiores